sábado, 15 de diciembre de 2007

El ejército de Evo hoy, el ejército de Eva mañana...



Expropiado en nombre de la igualdad del pueblo cibernáutico a: IN VOCE

domingo, 11 de noviembre de 2007

Palabra a palabra, el cruce de Chávez que motivó el enojo del Rey

Fuente: Periodismo de Verdad

Esta es la trascripción del choque verbal entre el Rey de España, el presidente venezolano, Hugo Chávez, y el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, durante la clausura de la XVII Cumbre Iberoamericana, en Santiago.

-Zapatero: "Estamos en una mesa donde hay gobiernos democráticos, que representan a sus ciudadanos en una comunidad iberoamericana que tienen como principios esenciales el respeto. Se puede estar en las antípodas de una posición ideológica, no seré yo el que esté cerca del ex presidente Aznar, pero el ex presidente Aznar fue elegido por los españoles, y exijo, exijo...

-Chávez: Dígale a él que respete.

-Zapatero: Exijo que tú..., un momentín...

-Chávez: Dígale lo mismo a él.

-Zapatero: Exijo ese respeto, por una razón, además...

-Chávez: Dígale lo mismo a él, presidente.

-Zapatero: Por supuesto.

-Chávez: Dígale lo mismo a él...

-Rey: ¿Por qué no te callas?

-Bachelet: Por favor, no hagamos diálogo, han tenido tiempo para plantear su posición, presidente, termine.

-Chávez: Podrá ser español el presidente Aznar, pero es un fascista y es un...

-Zapatero: Presidente Hugo Chávez, creo que hay una esencia y es que para respetar y para ser respetado, debemos procurar no caer en la descalificación. Se puede discrepar radicalmente de las ideas, denunciar los comportamientos, sin caer en la descalificación. Lo que quiero expresar es que es una buena forma de poder trabajar entendernos en favor de nuestros pueblos, que nos respetemos, a los representantes democráticos, y pido -presidenta Bachelet- que ésa sea una norma de conducta en un foro que representa a los ciudadanos, que respetemos a todos nuestros dirigentes, a todos los gobernantes y ex gobernantes de los países que formamos esta comunidad. Creo que es un buen principio y deseo fervientemente que ése sea un código de conducta, porque las formas dan el ser a las cosas, y se puede discrepar radicalmente de todo respetando a las personas, ése es el principio para que uno luego pueda ser respetado. Estoy seguro que toda esta mesa y todos los latinoamericanos quieren que todos los gobernantes democráticos (...) seamos respetados, hoy (ALZA LA VOZ) y mañana, aunque discrepemos profundamente de las ideas que tengamos- Aplausos.

-Chávez: El gobierno de Venezuela se reserva el derecho a responder cualquier agresión en cualquier lugar, en cualquier espacio y en cualquier tono.

sábado, 10 de noviembre de 2007

domingo, 4 de noviembre de 2007

Causa - Efecto


Las elecciones ya pasaron, ya todos sabemos quién ganó y creo que, fuera de decir que estoy decepcionado pero no sorprendido por los resultados, no hace falta más. Pero lo que sí dejó esta semana post-electoral fue un punto para reflexionar.

Un dato que no es para nada menor -justamente por eso Alberto Fernández lo tocó con dureza el lunes- es la histórica negativa capitalina por votar al peronismo salvo por aquella lejana oportunidad en la que ganó Erman González (sí, ese que estaba con Menem, cuando todos votaban a Menem...). Y sin duda el primer análisis que un despistado opinador post electoral haría es: "Y claro, si allá no hay pobres, todos tienen guita... qué los van a votar a los peronistas!!!"

A partir de esto me surge una gran duda: ¿¿¿En Capital Federal nunca gana el peronismo porque es el distrito más rico, o es el distrito más rico porque nunca gana el peronismo???

Recorriendo la red de redes me dí con que los porteños consideran que su renuencia a votar al partido adorador de la Dama Buena que regala lo ajeno se da por la mayor "cultura e inteligencia" que tienen respecto de los provincianos. Incluso leí que decían que los porteños eran más honestos que los corruptos de las provincias.

Yo estoy completamente seguro que la cultura, educación e instrucción son sólo un efecto de la misma causa que libera a los porteños de votar al movimiento del corazón y los sentimientos: el poder adquisitivo y la virtual independencia que tienen sus ingresos de las decisiones del Estado. Digo virtual porque en realidad el Estado subsidia a la Ciudad de Buenos Aires por muchos millones de dólares manteniendo su transporte público y su policía por dar dos ejemplos sólo que el ciudadano no nota esas "ayudas indirectas".

Las ayudas que el ciudadano sí nota son aquellas en las que el político le da en mano, ya sea un puesto en la administración pública, un plan social, colchones, zapatillas, etc. En el interior del país la mayor parte de la población depende directamente del Estado ya que las inversiones privadas fueron sistemáticamente auyentadas por los gobiernos provinciales que necesitan mantener a la población pobre y por consiguiente ignorante para poder mantenerse en el poder y desfalcar sin denuncias ni oposición.

Alberdi le repetía hasta el hartazgo a Sarmiento en una de sus tan promocionadas discusiones que no podía educar o culturizar a gente que se muere de hambre. El primer paso debe ser la prosperidad y por consiguiente la producción.

Es entonces que tanto porteños como habitantes de las provincias deben apuntar hacia el mismo lado: la federalización del país. Los mismos porteños deberán luchar contra los subsidios, la coparticipación actual y los impuestos nacionales. Si ellos acompañan en la lucha a las provincias se verán beneficiados ellos mismos, ya que no sólo se desharán finalmente del populismo nacional, sino que dejarán de ser blanco de todas las corrientes migratorias del país y de países vecinos, lo que promueve la creación de villas, dificulta el pleno empleo que Bs. As. debería tener por su nivel de industrialización y por consiguiente afecta a su seguridad.

Pero para esto las provincias deben iniciar su lucha. Deben exigir lo que es suyo y no esperar que desde allá se lo devuelvan. Deben dejar de mantener a un Estado Nacional que lo único que hace es esclavizar sus habitantes. "Debemos" concientizar a la población de que no nos están regalando nada, sino que nos dan migajas de los que es nuestro. Cuando lo logremos, comenzaremos a tener ese país que Alberdi soñó; el país que nosotros soñamos.

sábado, 3 de noviembre de 2007

lunes, 29 de octubre de 2007

Gracias, totales!





Recibí la mención de Blogger del Día el sábado por parte de Roark, uno de los "propietarios" del blog "Adiós al Estado". Mi sincero agradecimiento para vos y te repito: que alguien a quien admiro le guste lo que pienso y escribo me genera una gigantesca satisfacción. Espero seguir por el mismo camino.

Las reglas del juego son:

1.- Escribir un post mostrando la foto Premio Blogger del Día y citar el nombre del blogger que te lo regala.

2.- Elegir un mínimo de siete blogs que estimes que se han destacado por alguna razón o te gusten y una breve descripción. Poner el nombre, link y avisarles de la movida.

3.- (Opcional). Exhibir el premio en tu blog.

Mis blogger del día son:

No me parece: Que José Benegas tenga ya una colección de estos premios no es casualidad. Capaz de analizar la realidad argentina como muy pocos lo hacen, este blog te informa con un toque de ironía de los continuos atropellos a la libertad individual a los que te estás viendo sometido.


El Pasquín: Siempre con un humor particular, da muestras de una capacidad analítica práctica muy interesante y emite excelentes opiniones con un estilo muy propio. Es hora de que Rudy se de por aludido...


Alberdianos: Si tenemos en cuenta el nombre del blog y además aclaramos que su autor es Ricardo López Göttig inmediatamente entenderemos el gran valor que tienen sus artículos. Este mismo blogger posee también otros dos blogs imperdibles: Pensando en el tercer siglo y Tibet libre.


The Place I'll Return To Someday: Con una mirada aguda de la realidad, FZeroX siempre da un punto de vista tan propio como liberal. Escribe muy bien cuando le toca escribir y elige muy bien cuando le toca elegir.

Coscorrones: Un blog que conocí hace menos de dos semanas y que, al encontrarlo, me lamenté por no haber tenido idea de su existencia antes. Imposible de etiquetar, Coscorrones conjura arte, sexo, política y filosofía de una manera totalmente transgresora; cada artículo o imágen destilan un axioma que, por lo que pude deducir, las autoras del blog sienten como propio y es: "Somos libres!!!"

Argenlibre: Es un Blog del cual soy colaborador y que apoya al partido al que voté el domingo. La idea de abrirlo a distintos bloggers es muy buena y necesaria para sembrar la semilla de la libertad en Argentina.

El opinador compulsivo: De una divertida mezcla de opiniones sale este blog que, tal como su nombre lo indica, opina compulsivamente sobre todo y todos.

sábado, 27 de octubre de 2007

Llegó el gran día

Finalmente llegó el 28 de Octubre. Lo que pase hoy seguirá siendo una incógnita por lo menos hasta esta noche.

Las elecciones presidenciales a realizarse hoy son sin dudas las más importantes que tuvimos desde que regresó la democracia, ya que no sólo se decide un presidente por 4 años sino todo un modelo de país.

Hoy elegiremos si queremos seguir viviendo bajo el ala de un Estado omnipotente, con un sistema tributario asfixiante, altísimos niveles de asistencialismo, índices de inseguridad alarmantes y una inflación que mina nuestros bolsillos y nuestra moral día a día o si elegiremos cambiar. La pregunta sería ¿Cambiar hacia qué?

Los inmediatos perseguidores de la Reina Kristina son dignos de temer, no tanto para ella como para nosotros.

Por un lado tenemos a Carrió, de quien nadie duda de sus buenas intenciones ni de su firmeza moral, pero sus ideas intervencionistas siguen atemorizando a los que buscan progresar en nuestro país.

Por el otro lado aparece Lavagna, tanto o más intervencionista que la primera pero con motivaciones mucho más dudosas que Lilita. Éste hombre se constituyó en presidenciable de la noche a la mañana, nunca quiso sentarse a dialogar con los otros miembros de la oposición y consiguió dinero para la campaña y una estructura partidaria tan rápidamente que muchos -entre los que me incluyo- piensan que es un agente del oficialismo para dividir aún más a la oposición.

Pero, serán estos peores que Cristina? La respuesta sería un rotundo NO, ya que los principales defectos de la pareja presidencial y sus secuaces no son sólo su vocación controladora del mercado sino un marcado relativismo moral, una tendencia a hegemonizar el poder y un gran desprecio por la Constitución de espíritu alberdiano.

De Carrió sabemos que no debemos esperar comportamientos semejantes, ya que su vocación republicana es lo que despertó una ligera simpatía entre los liberales a pesar de temerle a sus decisiones económicas.

En cambio de Lavagna no sabemos qué esperar; se le conoce un carácter fuerte, inflexibilidad a la hora de negociar y vastos conocimientos de economía, siendo admirador de la fracasada escuela keynesiana. Sobre su formación ideológica sus contínuas declaraciones que refieren a su inclinación peronista asustan a todos aquellos que reconocen en ese movimiento al bloque de cemento que se adhirió a los pies del país desde mediados del siglo pasado.

Pero pienso que Lavagna no podría amasar el poder político necesario para ser un nuevo Néstor en sólo 4 años ya que el actual candidato a primera dama contó en sus comienzos con el aparato duhaldista -que Lavagna también heredaría- pero sin tener auditores internos, cosa que el ex ministro si tendrá desde las filas de la UCR y desde un Congreso bastante pluralista. Y de existir ese impura alianza entre ambos seguramente quedaría destruida si el candidato de UNA se impone en las elecciones tal como se destruyó la alianza Kirchner-Duhalde.

Rodríguez Saá, López Murphy y Sobish quedaron muy relegados como para ser tenidos en cuenta, así como las muchas listas de inclinaciones izquierdistas que se presentaron.

En la cuenta regresiva hacia una decisión que puede cambiar nuestras vidas sólo nos queda apelar al buen juicio o a la bronca de los argentinos que necesitan un cambio. Pero un cambio de verdad. Brindo por el ballotage. Brinden conmigo. Chin chin.

martes, 23 de octubre de 2007

¿Jueces y legisladores? ¿Para qué?

Mientras uno lee las noticias sobre política nacional surgen distintos tipos de reacciones. Pero ante determinados comentarios de los burócratas de turno sólo podemos decir dos cosas: "Éste es un imbécil" o "éste es una basura". También cabe la conjunción de las dos aseveraciones: "Este basura es un imbécil" y viceversa...

El imbécil basura en este caso particular sería Aníbal Fernández, quien en una nota a La Nación criticó duramente a un juez por un fallo en el que simplemente hacía cumplir la ley.

¿Cómo es esto?
Un juez aprobó la venta de bebidas alcohólicas a mayores de 18 años en las fiestas de egresados.

¿Qué tiene esto de raro, si la ley prohibe la venta de bebidas alcohólicas únicamente a los menores de 18 años?
Para los gobernantes de un país civilizado nada, pero al parecer los miembros del Poder Ejecutivo de la Nación piensan que los representantes del Poder Judicial no están para juzgar de acuerdo a las leyes dictadas por el Poder Legislativo sino de acuerdo al criterio amarillista de turno.

La gran duda que me queda es si un funcionario público puede ser tan ignorante para pretender que un juez falle en sentido contrario a lo que dicta la ley. Por más que una respuesta afirmativa me tienta bastante, al leer entre líneas el mensaje del ministro me doy cuenta hacia dónde está dirigido el mensaje: El Poder Legislativo y el Ejecutivo no sólo son innecesarios sino también contraproducentes. Los únicos capaces de actuar rápidamente a favor de "nuestros pibes" son ellos, los mesiánicos líderes elegidos por nosotros en las elecciones más "importantes" o "mediáticas" mientras que los otros son meros obstáculos a su tarea purificadora.

En un país republicano si el ministro del interior estuviera en contra de la venta de alcohol en fiestas de egresados se juntaría con un grupo de asesores letrados para formular un proyecto de ley a fin de elevarlo al congreso y esperar que el pueblo argentino a través de sus representantes esté de acuerdo con su posición.

Pero en una republiqueta bananera como ésta, el ministro sale en los medios haciendo gala de su instinto patoteril e insulta y rebaja a un miembro de otro poder e indirectamente minimiza la importancia del restante.

La lectura que hace el hombre promedio, que es ignorante en materia de derechos y deberes por la educación misma que recibió o porque los problemas cotidianos le cegan los ojos, ante situación como ésta es simple: Los jueces y legisladores sólo sirven para perder el tiempo. Con estos actos sólo queda demostrado que la centralización del poder es el fin último de la pandilla que nos gobierna. Y cada vez están más cerca.

martes, 25 de septiembre de 2007

Gracias Arroba de Oro


El Arroba de Oro es un premio que hasta ahora se daba en EEUU y en algunos países de Latinoamérica a los sitios de internet. Se dividían estos sitios en categorías y se elegía el mejor de cada una de éstas.

De la mano de Infobae estos premios llegaron a La Argentina y me enteré de su existencia por un blog que habitualmente leo y en el que ocacionalmente comento. El Blog es "No me parece" y es uno de los sitios periodísticos independientes más visitados y respetados, tanto por su faceta informativa como por las opiniones vertidas por su creador, José Benegas.

Lo que me sorprendió fue que los organizadores del Arroba de Oro en La Argentina rechazaron al blog nombrado en el párrafo anterior. También me enteré por medio de "No me parece" que rechazaron a otro muy buen blog llamado "El Opinador Compulsivo".

Supongo que los criteriosos organizadores de este premio al estar tan atestados de trabajo, no pudieron prestarles mucha atención a ambos blogs. Por lo tanto supongo que, como Doble Doble V fue ACEPTADO en el concurso (mis sinceros agradecimientos), estará bajo seguimiento del mismo. En ese caso les pido por el presente post a los jueces del premio que para echar por tierra todo tipo de suspicacias en las que son tachados de oficialistas o de subordinados al régimen vuelvan a darles un vistazo a los sitios que mencioné anteriormente; seguramente se darán cuenta de que en estos blogs no hay nada parecido a la pornografía ni a la propaganda terrorista ni encontrarán ningún otro aliciente para rechazarlos. Desde ya les agradezco por su tiempo.

Doble Doble V

sábado, 22 de septiembre de 2007

¿A quién le robaba Robin Hood?


La leyenda del famoso arquero inglés fue, desde el siglo XIV, fuente de inspiración para poetas, escritores, músicos, guionistas, cineastas, etc. Con la aparición del socialismo en la escena mundial, Robin fue tomado también como un ícono de éste, ya que se lo veía como una especie de romántico Che Guevara medieval; esta situación llegó a provocar que en la época de la estúpida paranoia macarthista el libro que relataba las historias del héroe de la capucha fuera proscripto en EEUU.



En este momento, y por haber leído o escuchado a más de un marxistas o kirchnerista repetir que su libro favorito era Las Aventuras de Robin Hood me dediqué a analizar si el libro en cuestión merece la adoración de estos personajes y comencé haciéndome unas preguntas y llegando a ciertas conclusiones, vertidas a continuación.



¿Su tarea consistía en robarle a los ricos para darle a los pobres? La respuesta es sí. Pero ¿Es este personaje (de ficción o real, nadie lo sabe con certeza) un baluarte del comunismo revolucionario? sería cuestión de desglosar personajes, instituciones y situaciones de esta historia y analogarlas con el presente, ya que proletariado y burguesía son términos que hasta ese momento no existían ni en la imaginación del mago Merlín (que dicho sea de paso, no tiene nada que ver en esta historia)
Robin de Locksley emboscaba a nobles y eclesiásticos para apoderarse de sus pertenencias y después las distribuía entre los plebeyos. Si la máquina del tiempo (o la de dar vida a personajes de ficción) existiera, y pudiéramos traerlo a la Argentina del siglo XXI algunos necios sostendrían que el encapuchado atracaría industrias y empresas para compartir su botín con los necesitados, función hoy cumplida por el Estado kirchneriano por medio de impuestos y restricciones.



Analizando bien la situación, Robin Hood le robaba a personas improductivas e instituciones corruptas que en vez de obtener su dinero, bienes y demás lujos trabajando lo hacían por medio de impuestos expropiatorios a los que en verdad trabajaban -llámense campesinos o artesanos- y que además imponían todo tipo de restricciones comerciales ¿La situación les parece conocida?



Entonces ¿Qué rol le arrogaríamos al personaje en cuestión en nuestra realidad? Repasemos: Debería robarle a los improductivos que manejan el poder, al que llegaron por medio de maniobras oscuras y que obtuvieron sus riquezas utilizando la coacción estatal a los que verdaderamente producen. La respuesta es clara: Robin Hood tendría en la puerta de su oficina una placa dorada con la inscripción:



Robin de Locksley


Contador Público Nacional



Dicho sea de paso, en vez de arcos y flechas usaría declaraciones juradas y estados contables tergiversados y su lista de enemigos estaría formada por el Príncipe Néstor, La Reina Cristina, El Sheriff Moreno y una incontable troupe de lacayos tan viles como estos, pero que no tuvieron la capacidad u oportunidad de hacerse un lugar de privilegio entre los supervillanos de turno.



Revisionismo histórico, que le dicen...

jueves, 13 de septiembre de 2007

Cuando los nazis vinieron...

Martin Niemoeller, (1892 - 1984) Pastor protestante alemán


Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista,
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata,
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista,
Cuando vinieron a buscar a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío,
Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar.

miércoles, 12 de septiembre de 2007

Alejandro Rozitchner: "Hoy el fascismo es la izquierda"

Por Belén Iannuzzi
Fuente: Infobae.com

Escribió guiones para Antonio Gasalla y fue columnista tanto de Mariano Grondona como de Mario Pergolini. Dice que los medios sólo muestran una realidad y que la igualdad no existe.

¿Hay una manipulación psicológica desde los medios de comunicación?
No creo para nada en la hipótesis de la manipulación. Creo que es una hipótesis típica de la ignorancia progresista.

El caso de la televisión es muy claro: la televisión está dominada por la masa y no la masa por la televisión. La idea de que podés vender cualquier cosa y que podés interesar a cualquier persona con cualquier cosa es falsa. Probá pasar veladas literarias en vez de fútbol a ver si tenés muchos anunciantes. Los medios expresan una realidad.

¿Y por qué existe esa idea?
La verdad es que las masas son muy toscas, no porque todas las personas sean boludas sino porque la suma que se produce en una masa hace que cada individuo pierda sus características más propias, pierda su realidad.

La noción de “pueblo” es siempre fascista: es un modo por el cual los individuos pierden su realidad, pierden su diferencia, su especificidad y se transforman en seres racionales, anónimos, pensados, conducidos a una utilidad racional y política, que puede parecer muy noble pero que en lo concreto ya hizo un desastre, que es despojar a cada uno de sí mismo, de su posibilidad de desarrollo.

Yo no parto de la base de la igualdad, las personas no somos todas iguales y la diferencia no es democrática: no somos todos iguales ni valemos todos lo mismo; hay personas que valen más que otras, hay personas más capaces que otras. Y esto tiene que ver con qué podés hacer, qué podés sentir, qué podés inventar, qué podés vivir.

¿Qué es el “pobrismo”?
Es una idea que inventé para un artículo, es el cultivo de la pobreza, es decir, la creencia de que la pobreza es un valor.

Muchos piensan que “si uno no tiene plata, es bueno. Si uno tiene plata, es malo. Los ricos son malos, los pobres son buenos. ¿Por qué es pobre el pobre? Porque es bueno”. Pero ser pobre no es ser bueno; ser pobre es ser pobre.

Si queremos lograr que haya menos pobreza tenemos que destruir esa visión romántica, pura, religiosa y trascendente de la pobreza, como si ser pobre fuera el resultado de no haber transado con el horror del mundo sensual y mercantilista.

A mi juicio, ser rico (o dejar de ser pobre) es ser capaz de un intercambio sensual con la realidad. Esto implica riqueza, tanto de sentido como material. Riqueza es tanto un bello gesto como un celular. Y ambas se relacionan y van juntas.

¿Cuál es la función de un intelectual en la sociedad?
Yo creo que si un intelectual no está mezclado con el mundo y habla de las cosas que pasan y dice lo que se le canta y se anima a decir cosas que en principio no parecen muy coherentes, si no hace esto, un intelectual no sirve para nada. Si no transmite ganas de vivir y muestra una mirada afirmativa de la realidad, no sirve para nada. Es una manifestación más de pobreza, ya que no está a la altura de la vida, de la exuberancia de la vida. Un intelectual es un artista de las ideas, del sentido.

Muchos intelectuales consideran que su inteligencia se manifiesta en mostrar desdén por todo. Es importante expresarse y bancarse las consecuencias. Cuando uno se expresa destruye la ilusión de que a todo el mundo le va a gustar lo que uno hace; pero es lo mejor que puede pasar.

Muchas personas me escriben diciéndome que soy un fascista. Yo creo que hoy en día el fascismo es la izquierda, no hay posición más reaccionaria que la de la izquierda. La sociedad avanza, la izquierda no.

¿Qué libros le recomendaría a alguien?
Tus zonas erróneas, de Wayne Dyer; El Anticristo, de Friedrich Nietzsche y Cambio. Formación y solución de los problemas humanos, de Paul Watzlawick.

jueves, 23 de agosto de 2007

No hacía falta que lo aclares, Kris


Como si hiciera falta que nos lo refriegue en la cara, la michaeljacksoniana candidata presidencial del oficialismo declaró que su proyecto de país es a "largo plazo" y que piensa en un país "a 100 años".


O sea que si calculamos los cuatro años de su marido, los cuatro de ella y las 2 reelecciones más que a ambos les permitiría la constitución, tenemos sólo 24 años. Entonces ¿el sillón de Rivadavia será hereditario? Ya nos dimos cuenta que es un bien ganancial, pero creo que esto ya es demasiado.


Como si fuera poco, y como si la "doctora" (si es que en realidad es abogada) no tuviera ni idea de lo que habla, tomó como ejemplo a la generación del ´80 y la elogió por su planificación a futuro del país. ¿Acaso no sabe quiénes eran los que formaban ese grupo? ¿No sabe qué modelo de país fue el que planearon? Fue el que ella y su marido intentan destruir... ¿O acaso aprendió historia argentina de un libro de la Editorial Bolivariana del Prof. Chávez?


No me imagino 100 años más de ignorancia y patoterismo; no me imagino 100 años más de este clan. ¿Seré muy optimista o sólo tengo poca imaginación?



domingo, 19 de agosto de 2007

Gente de K


Dime con quién andas y te diré quien eres dice el dicho. Y si nuestro presidente tiene en su entorno alguien como Daniel Varizat, demuestra que no puede ser buena persona. Este ex funcionario kirchnerista arrolló a manifestantes causando 17 heridos y uno de ellos está en terapia intensiva. Vean el video que escribir, ya está de más.





miércoles, 15 de agosto de 2007

Alianza López Murphy - Carrió

Si lo que dijo Urgente 24 sobre esta reunión es verdad, creo que por fin veo una pequeña luz al final del túnel: López Murphy y Carrió, los únicos candidatos respetables, aunque con ideas distintas, estarían pensando formar una lista única. ¿Qué saldría de esto? Quizás una extraña y perdedora quimera similar a esa Unión Democrática creada para vencer a Perón allá por los ´50. O quizás una sólida y vencedora unión de conceptos y voluntades como la Concertación chilena, creada para vencer a Pinochet en la que se aplicó una visión socialista sin dejar de lado la economía de mercado.

¿Podrá esta alianza ser posible? A mi parecer el principal problema para que se pongan de acuerdo estas dos figuras serían sus allegados ya que en el ARI confluyen grupos socialistas mucho más ortodoxos en lo económico que su candidata presidencial. Pero personalmente, creo que la afinidad de ambos por un sistema democrático y republicano es más fuerte que sus diferencias en lo económico, ya que la misma Lilita dijo ser "...liberal para el campo, socialista para la distribución de la riqueza...", que es mucho más que lo que el presidente Kirchner o el mismo Lavagna podrían decir ya que lo que hicieron en sendas gestiones fue justamente lo opuesto.

Esperemos que llegue a buen puerto, ya que la verdadera oposición se encuentra verdaderamente muy lejos en las encuestas y lograr que la Primera Dama no consiga 40 puntos en las elecciones parece cada vez más difícil; más aún cuando el Jefe de Gobierno electo Maurio Macri se niega a dar su apoyo a RECREAR. Esto sin embargo, será tema de análisis proximamente. Todos tenemos nuestra propia tarea en esta empresa y de ahora en más sólo les queda escribir a los que escriben y hablar a los que hablan. Y rezar a los que rezan.

miércoles, 8 de agosto de 2007

Primer discurso de investidura de Ronald Reagan

Ahora posteo un fragmento del discurso que dio Reagan cuando asumió la presidencia de los EEUU. Tan simple, tan básico... casi como para jardín de infantes. Yo sé que a la mayoría de los argentinos no les cae simpático EEUU, menos aún los republicanos, pero que alguien me diga si no es el discurso que quisiéramos escuchar de nuestro nuevo presidente:

Senador Hatfield, Sr. Presidente del Tribunal Supremo, Sr. Presidente, Vicepresidente Bush, Vicepresidente Mondale, Senador Baker, Speaker O'Neill, Reverendo Moomaw y compatriotas.

Para unos pocos de los que estamos hoy aquí esta es una solemne y memorable ocasión; y sin embargo, en la historia de nuestra Nación, es algo que ocurre con normalidad. La transferencia ordenada de la autoridad, tal como establece la Constitución, tiene lugar tal como ha sucedido durante casi dos siglos y pocos de nosotros nos paramos a pensar cuan singulares somos realmente. A los ojos de muchos en el mundo, esta ceremonia cuatrienal que nosotros aceptamos como algo normal no es sino un milagro.

Sr. Presidente, quiero que nuestros compatriotas sepan lo mucho que hizo usted para mantener esta tradición. Por virtud de nuestra cortés cooperación en el proceso de transición, usted le ha enseñado a un mundo expectante que somos un pueblo unido comprometido a mantener un sistema político que garantiza la libertad individual en mayor medida que cualquier otro y yo le agradezco a usted y a su equipo por toda la ayuda prestada en el mantenimiento de la continuidad, que es el baluarte de nuestra República. Los asuntos de nuestra nación siguen adelante. Estos Estados Unidos se enfrentan a una aflicción económica de grandes proporciones. Sufrimos la más larga y una de las peores inflaciones sostenidas de nuestra historia nacional. Distorsiona nuestras decisiones económicas, penaliza el ahorro y quiebra a los esforzados jóvenes y a los jubilados por igual. Amenaza con destrozar las vidas de millones de nuestra gente.

Industrias ociosas mandan trabajadores al paro, causando miseria humana e indignidad personal. A aquellos que sí trabajan, se les niega una recompensa justa por su trabajo mediante un sistema fiscal que penaliza el éxito y evita que mantengamos una plena productividad.

Pero, grande como es nuestra presión fiscal, no se ha mantenido a la par con nuestro gasto público. Durante décadas, hemos acumulado un déficit tras otro, hipotecando nuestro futuro y el futuro de nuestros hijos por la conveniencia temporal del presente. Continuar esta larga tendencia es garantizar tremendos cataclismos sociales, culturales, políticos y económicos.

Ustedes y yo, como individuos, podemos, mediante el crédito, vivir más allá de nuestras posibilidades, pero sólo por un periodo de tiempo limitado. ¿Por qué, entonces, deberíamos pensar que colectivamente, como una nación, no estamos sujetos a esa misma limitación? Debemos actuar hoy para poder mantenernos mañana. Y que nadie se llame a engaño: vamos a empezar a actuar, a partir de hoy mismo.

Los males económicos se han cernido sobre nosotros a lo largo de varias décadas. No desaparecerán en días, semanas o meses, pero desaparecerán. Desaparecerán porque nosotros, como americanos, tenemos la capacidad ahora, como la hemos tenido en el pasado, de hacer lo que haga falta hacer para preservar este último y mayor bastión de la libertad.

En esta crisis actual, el gobierno no es la solución a nuestro problema. El gobierno es el problema. De vez en cuando, hemos estado tentados a pensar que la sociedad se ha vuelto demasiado compleja para ser manejada por el autogobierno, que el gobierno en manos de una elite es superior al gobierno de, para y por las personas. Pero si nadie de nosotros es capaz de gobernarse a si mismo, ¿quien de nosotros tiene la capacidad de gobernar a otro? Todos nosotros juntos, dentro y fuera del gobierno, debemos soportar el peso. Las soluciones que debemos buscar han de ser equitativas, sin señalar a un grupo para que pague el precio más alto.

Oímos mucho acerca de los grupos de interés. Nuestra preocupación debe dirigirse a un grupo de interés que ha sido desdeñado durante demasiado tiempo. No conoce límites sectoriales o étnicos ni divisiones raciales y cruza las líneas políticas. Se compone de hombre y mujeres que cultivan nuestros alimentos, patrullan nuestras calles, trabajan en nuestras minas y en nuestras fábricas, educan a nuestros hijos, cuidan de nuestros hogares y nos curan cuando estamos enfermos: profesionales, industriales, tenderos, encargados, taxistas y camioneros. Ellos son, en pocas palabras, “Nosotros el pueblo”, este pueblo conocido como los americanos.

Bueno, el objetivo de esta administración será una economía sana, vigorosa y creciente que ofrezca igualdad de oportunidades a todos los americanos sin barreras surgidas del racismo o de la discriminación. Volver a poner América a trabajar significa volver a poner a todos los americanos a trabajar. Acabar con la inflación significa liberar a todos los americanos del terror de los costes de vida desbocados. Todos debemos tomar parte en el trabajo productivo de este “nuevo comienzo” y todos debemos compartir el botín de una economía revitalizada. Con el idealismo y la justicia que son el corazón de nuestro sistema y nuestra fuerza, podemos tener una América fuerte y próspera en paz consigo misma y con el mundo.

Así que, mientras empezamos, hagamos inventario. Somos una nación que tiene un gobierno, no al revés. Y esto nos hace especiales entre las naciones de la Tierra. Nuestro gobierno no tiene ningún poder excepto los que le otorga el pueblo. Es hora de corregir y dar marcha atrás el crecimiento del estado que muestra signos de haber crecido más allá del consentimiento de los gobernados.

Es mi intención restringir el tamaño e influencia del aparato federal y pedir el reconocimiento de la distinción entre los poderes otorgados al Gobierno Federal y aquellos reservados a los Estados o a las personas. Todos necesitamos recordar que el Gobierno Federal no creó a los Estados; los Estados crearon el Gobierno Federal.

Para que no haya malentendidos; mi intención no es deshacerme del Estado. Es, por el contrario, hacer que funcione; que funcione con nosotros, no sobre nosotros; que esté a nuestro lado, no que cabalgue a nuestras espaldas. El Estado puede y debe ofrecer oportunidades, no ahogarlas; fomentar la productividad, no suprimirla.

Si nos fijamos en la respuesta a por qué, durante tantos años, conseguimos tanto, prosperamos como ningún otro pueblo en la Tierra, es porque aquí, en esta tierra, liberamos la energía y el genio individual de cada hombre en mayor medida que se había hecho jamás. La libertad y la dignidad del individuo han sido más asequibles aquí que en ningún otro lugar de la Tierra. El precio de esta libertad a veces ha sido elevado, pero nunca nos hemos negado a pagar ese precio.
No es por casualidad que nuestros problemas actuales sean paralelos y proporcionales a la invención e intrusión en nuestras vidas que se derivan del innecesario y excesivo crecimiento del Estado. Es hora de que nos demos cuenta de que somos una nación demasiado grande para limitarnos a sueños pequeños. No estamos condenados, como algunos quisieran hacernos creer, a un declive inevitable. Yo no creo en un destino que vaya a cernirse sobre nosotros hagamos lo que hagamos. Yo creo en un destino que se cernirá sobre nosotros si no hacemos nada. Así que, con toda la energía creativa a nuestra disposición, empecemos una era de renovación nacional. Renovemos nuestra determinación, nuestro coraje, nuestra fuerza. Y renovemos nuestra fe y nuestra esperanza.

Tenemos todo el derecho a tener sueños heroicos. Los que dicen que vivimos en una época en la que no hay héroes no saben donde mirar. Podéis ver héroes cada día yendo y viniendo de las puertas de las fábricas. Otros, un puñado, producen suficiente comida para alimentarnos a todos nosotros y parte de extranjero. Podéis encontraros con héroes al otro lado del mostrador, a ambos lados del mismo. Hay emprendedores con fe en si mismos y fe en una idea que crean nuevos empleos, nueva riqueza y oportunidad. Son individuos y familias cuyos impuestos mantienen el gobierno y cuyas donaciones voluntarias mantienen la iglesia, las fundaciones benéficas, la cultura, el arte y la educación. Su patriotismo es silencioso pero profundo. Sus valores sostienen nuestra vida nacional.

He usado las palabra “ellos” y “su” al hablar de esos héroes. Podría decir “vosotros” y “vuestro” porque me estoy dirigiendo a los héroes a los que me refiero: vosotros, los ciudadanos de esta bendita tierra. Vuestros sueños, vuestras esperanzas, vuestros objetivos serán los sueños, las esperanzas, los objetivos de esta administración, con la ayuda de Dios.

Reflejaremos la compasión que es una parte tan importante de nuestra forma de ser. ¿Cómo podemos amar nuestro país y no amar a nuestros conciudadanos y amándoles, ofrecerles la mano cuando caen, curarles cuando están enfermos, ofrecerles oportunidades para hacerles autosuficientes para que sean iguales de hecho y no sólo en teoría?

[...]

En los días venideros, propondré eliminar las barricadas que han aminorado nuestra economía y reducido nuestra productividad. Se darán pasos encaminados a restablecer el equilibrio entre los diversos niveles de gobierno. Puede que el avance sea lento, medido en pulgadas y pies y no en millas, pero será progreso. Es hora de despertar otra vez al gigante industrial, devolver al gobierno a sus asuntos, y aligerar nuestro punitivo sistema fiscal. Y estas serán nuestras primeras prioridades y, sobre estos principios, no habrá compromisos.

[...]

Con aquellos vecinos y aliados que comparten nuestra libertad, estrecharemos nuestros lazos históricos y les aseguraremos nuestro apoyo y firme compromiso. Responderemos a la lealtad con lealtad. Nos esforzaremos en conseguir relaciones mutuamente beneficiosas. No usaremos nuestra amistad para imponernos sobre su soberanía, pues nuestra propia soberanía no está en venta. Y por lo que se refiere a los enemigos de la libertad, aquellos que son potenciales adversarios, se les recordará que la paz es la más alta aspiración del pueblo americano. Negociaremos por ella, nos sacrificaremos por ella; no nos rendiremos por ella, ni ahora ni nunca.


[...]


Que Dios os bendiga y gracias.

sábado, 4 de agosto de 2007

60 mil dólares en el auto que viajaba un intendente

Fuente: El SigloWeb.com

El intendente de Tafí del Valle fue asaltado el martes por la noche. Dos ladrones se llevaron un auto y lo abandonaron sin advertir que en el coche había una bolsa conteniendo una gran cantidad de dinero.

El funcionario se encontraba, junto a Oscar Alfredo Diarte, secretario general de ese municipio, quien fue el encargado de radicar la denuncia e la Seccional Séptima de la Policía. En el momento del asalto, ocurrido en una parrillada de la avenida Mate de Luna al 4000, ambos funcionarios estaban acompañados por empleados municipales.

Todos ellos fueron reducidos por dos delincuentes armados con pistolas, quienes se quedaron con dinero, teléfonos celulares, joyas, un automóvil Chevrolet Astra y hasta un arma propiedad de Diarte.

El vehículo, también propiedad del denunciante, fue hallado horas después abandonado por los malvivientes, quienes no se dieron cuenta que dentro del vehículo había un maletín contenienro una suma de dinero cercana a los 60 mil dólares.

La Policía ya logró detener a uno de ellos y busca intensamente al segundo.

viernes, 3 de agosto de 2007

Revolucionarios eran los de antes

Fuente: Literatura.org

No quisiera ponerme pesado poniendo solamente escritos y frases de próceres que murieron hace casi 200 años, pero leer esto realmente me hace comparar estas ideas con las que manejan los gobernantes del presente.

Este es un fragmento del llamado decreto de supresión de honores, dictado por la famosa 1ra junta. El autor intelectual del decreto fue Mariano Moreno, quizás el más radical revolucionario que tuvo el movimiento emancipatorio. Después de leerlo uno pensará: Revolucionarios eran los de antes...


"...nuestros conciudadanos han depositado provisoriamente su autoridad en nueve hombres, á 4º Ni el Presidente, ni algun otro individuo de la Junta en particular revestirán carácter público, ni tendrán comitiva, escolta, ó aparato que los distinga de los demas ciudadanos.quienes jamas trastornará la lisonja y que juran por lo mas sagrado, que se venera sobre la tierra, no haber dado entra a en sus corazones á un solo pensamiento de ambicion o tirania: pero ya hemos dicho otra vez, que el pueblo no debe contentarse con que seamos justos, sino que debe tratar, de que lo seamos forzosamente.[...]"

8º Se prohibe todo brindis, viva, ó aclamacion pública en favor de individuos particulares de la Junta. Si éstos son justos, vivirán en el corazon de sus conciudadanos: ellos no aprecian bocas, que han sido profanadas con elogios de los tiranos. [...]
9º No se podrá brindar sino por la patria, por sus derechos, por la gloria de nuestras armas, y por objetos generales concernientes á la pública felicidad. [...]
10 Toda persona, que brindase por algun individuo particular de la Junta, será desterrado por seis años. [...]



Como ven, se quería evitar que se diera mucha importancia a una sola persona. Es así como antes de siquiera definir un modelo de gobierno republicano, ya tenían claro que el mayor enemigo de la libertad del Río de la Plata era la tiranía.

200 años después se le da superpoderes a ministros, se reforman constituciones buscando reelección ilimitada o ni siquiera se toma en cuenta la existencia de una constitución, salteándola de manera burda para presentarse como gobernador de una provincia por 3 períodos consecutivos (para el que no lo sabe, el autor de esa joyita del desprecio por el principio de alternancia es Nestor Kirchner, gobernador de Santa Cruz por 3 períodos consecutivos).

Todo hace pensar que en vez de ir hacia adelante, vamos hacia atrás. Tenemos una oportunidad en Octubre de, al menos, frenar ese retroceso. Después de eso deberemos empujar con fuerza, para hechar a funcionar esta gigantesca maquinaria llamada La Argentina.
Si tienen tiempo, entren al vínculo donde está el artículo original. No tiene desperdicio

[Gaceta de Buenos Aires (1810-1821), cit., p (711): Gaceta correspondiente al 8 de diciembre de 1810.]

.

miércoles, 1 de agosto de 2007

Juan Bautista Alberdi: su ideario

Estos son pensamientos del Dr. JUAN BAUTISTA ALBERDI, autor, entre varias importantísimas obras, de las "Bases y Puntos de Partida para la Organización Política de la República Argentina" (1852) y del "Sistema Económico y Rentístico de la Confederación Argentina según su Constitución de 1853" (1854). ALBERDI es el padre de la gloriosa CONSTITUCION FUNDADORA de 1853. Cualquier semejanza con el gobierno actual... no, ni siquiera existen... (extraído de Periodismo de Verdad)

PENSAMIENTOS SELECTOS

1) EL MÉRITO DE LOS FISIÓCRATAS “La filosofía europea del siglo XVIII, tan ligada con los orígenes de nuestra revolución de América, dio a luz la escuela physiocrática o de los economistas, que flaqueó por no conocer más fuente de riqueza que la tierra, pero que tuvo el mérito de profesar la libertad por principio de su política económica, reaccionando contra los monopolios de toda especie. A ella pertenece la fórmula que aconseja a los gobiernos: dejar hacer, dejar pasar, por toda intervención en la industria”.

2) LA FUNCIÓN DEL GOBIERNO “La idea de una industria pública es absurda y falsa en su base económica. La industria en sus tres grandes modos de producción es la agricultura, la fabricación y el comercio; pública o privada, no tiene otras funciones. En cualquiera de ellas que se lance el Estado, tenemos al gobierno de labrador, de fabricante o de mercader; es decir, fuera de su rol esencialmente público y privativo, que es el de legislar, juzgar y administrar”

3) PRIORIDAD DE LAS LIBERTADES CIVILES “No participo del fanatismo inexperimentado, cuando no hipócrita, que pide libertades políticas a manos llenas para pueblos que sólo saben emplearlas en crear sus propios tiranos. Pero deseo ilimitadas y abundantísimas para nuestros pueblos las libertades civiles, a cuyo número pertenecen las libertades económicas de adquirir, enajenar, trabajar, navegar, comerciar, transitar y ejercer toda industria”

4) LIBERTAD INTERIOR Y EXTERIOR ... “La libertad individual es el límite sagrado en que termina la autoridad del Estado. Todos los crímenes contra la libertad del hombre han podido ser cometidos no sólo impune, sino legalmente en nombre del Estado Omnipotente, invocado por su gobierno omnímodo. La libertad exterior de la patria es la Independencia de todo país extranjero. La Libertad interior es la independencia del individuo dentro de su propio país” . “La libertad exterior de la patria es compatible con la más grande tiranía. La libertad interior (libertad civil y política) significa literalmente ausencia de todo poder omnipotente y omnímodo en el Estado y en el gobierno del Estado”.

5) LA LIMITACIÓN DE LOS PODERES PUBLICOS ... “La Constitución argentina, como todas las conocidas en este mundo, vio el escollo de las libertades, no en el abuso de los particulares tanto como en el abuso del poder. Por eso fue que antes de crear los poderes públicos, trazó en su primera parte los principios que debían servir de límite de esos poderes: primero construyó la medida, y después el poder. En ello tuvo por objeto limitar, no a uno sino a los tres poderes, y de ese modo el poder del legislador y de la ley quedaron tan limitados como el del Ejecutivo mismo”

6) VALOR DE LA PROPIEDAD “La propiedad es el móvil y estímulo de la producción, el aliciente del trabajo, y un término remuneratorio de los afanes de la industria. La propiedad no tiene valor ni atractivo, no es riqueza propiamente, cuando no es inviolable por la ley y en el hecho”.

7) LA LIBERTAD ECONÓMICA “La libertad económica esencialmente civil es la libertad de poseer y tener, de trabajar y producir, de adquirir y enajenar, de obligar su voluntad, de disponer de su persona y de sus destinos privados. El derecho al trabajo y de ejercer toda industria lícita es una libertad que abraza todos los medios de la producción humana, sin más excepción que la industria ilícita o criminal; es decir, la industria atentatoria de la libertad de otro y del derecho de tercero. Toda la grande escuela de Adan Smith está reducida a demostrar que el trabajo libre es el principio esencial de toda riqueza creada. Todo reglamento que so pretexto de organizar la libertad económica en su ejercicio, la restringe y embaraza, comete un doble atentado contra la Constitución y contra la riqueza nacional, que en esa libertad tiene su principio más fecundo”

8) EL INTERVENCIONISMO ES INCONSTITUCIONAL “Cuando decimos que la Constitución Argentina ha hecho de la libertad un medio y una condición de la producción económica, queremos decir que la Constitución ha impuesto al Estado la obligación de no intervenir por leyes ni decretos restrictivos en el ejercicio de la producción o industria comercial y marítima, pues en economía política, la libertad del individuo y la no intervención del Gobierno son dos locuciones que expresan el mismo hecho”

9) CONTRA EL ESTADO EMPRESARIO “Toda ley, todo reglamento, todo estatuto, que saca de las manos de los particulares el ejercicio de alguna de esas operaciones, que se reputan y son industriales por esencia en todas las legislaciones del mundo, y hace de él un monopolio o servicio exclusivo del Estado, ataca las libertades concedidas por la Constitución, y altera la naturaleza del gobierno, cuyas atribuciones se reducen por la Constitución a legislar, juzgar y gobernar, jamás a ejercer industrias de dominio privado. No hallaréis en toda la Constitución Argentina una disposición que atribuya a rama alguna del gobierno la facultad de ejercer el comercio, la agricultura o las manufacturas por cuenta del Estado. El gobierno que se hace banquero, asegurador, martillero, empresario de industria en vías de comunicación y en construcciones de otro género, sale de su rol constitucional; y si excluye de esos ramos a los particulares, entonces, se alza con el derecho privado y con la Constitución, echando a la vez al país en la pobreza y en la arbitrariedad” “El gobierno no ha sido creado para hacer ganancias, sino para hacer justicia; no ha sido creado para hacerse rico, sino para ser el guardián y centinela de los derechos del hombre, el primero de los cuales es el derecho al trabajo, o bien sea la libertad de industria. Un comerciante que tiene un fusil y todo el poder del Estado en una mano, y la mercadería en la otra, es un monstruo devorador de todas las libertades industriales, ante él todo comercio es imposible”.

10) LA DISTRIBUCIÓN DE LA RIQUEZA “Para proteger mejor el fin social de la riqueza, la Constitución Argentina ha preferido la distribución libre a la distribución reglamentaria y artificial. La distribución de las riquezas se opera por si sola, tanto más equitativamente cuanto menos se ingiere el Estado en imponerle reglas”.

11) LA PROMOCION DE CAPITALES “No debiendo las leyes orgánicas emplear otros medios de proteger la venida de los capitales que los medios indicados por la Constitución misma, importa tener presente cuáles son esos medios designados por la Constitución, como base fundamental de toda ley que tenga relación con los capitales considerados en su principio de conservación y de aumento, y en sus medios de acción y de aplicación a la producción de sus beneficios. Esos medios de protección, esos principios de estímulo, no son otros que la libertad, la seguridad, la igualdad, asegurados a todos los que, habitantes o ausentes del país, introduzcan y establezcan en él sus capitales”.

12) EL SALARIO ES UN PRECIO: LO FIJA EL MERCADO “El salario es libre por la Constitución como precio del trabajo, su tasa depende de las leyes normales del mercado, y se regla por la voluntad libre de los contratantes. No hay salario legal u obligatorio a los ojos de la Constitución, fuera de aquel que tiene por ley la estipulación expresa de las partes, o la decisión del juez fundada en el precio corriente del trabajo, cuando ocurre controversia”.

13) LA LEY NO PUEDE GARANTIZAR EL TRABAJO “Garantizar trabajo a cada obrero sería tan impracticable como asegurar a todo vendedor un comprador, a todo abogado un cliente, a todo médico un enfermo, a todo cómico, aunque fuese detestable, un auditorio. La ley no podría tener ese poder, sino a expensas de la libertad y de la propiedad, porque sería preciso que para dar a los unos lo quitase a los otros; y semejante ley no podría existir bajo el sistema de una Constitución que consagra en favor de todos los habitantes los principios de libertad y de propiedad, como bases esenciales de la legislación”.

14) LA DESIGUALDAD DE LAS FORTUNAS .... “La Constitución, por sí, nada crea ni da: ella declara del hombre lo que es del hombre por la obra de Dios, su primitivo legislador. Dios, que ha formado a todos los hombres iguales en derecho, ha dado a los unos capacidad y a los otros inepcia, creando de este modo la desigualdad de las fortunas, que son el producto de la capacidad, no del derecho. La Constitución no debía alterar la obra de Dios, sino expresarla y confirmarla. Ni estaba a su alcance igualar las fortunas, ni su mira era otra que declarar la igualdad de derechos”.

15) EMISIÓN SIN RESPALDO ... “Mientras el gobierno tenga el poder de fabricar moneda con simples tiras de papel que nada prometen, ni obligan a reembolso alguno, el “poder omnímodo” vivirá inalterablemente como gusano roedor en el corazón de la Constitución misma”

16) IMPUESTOS DIRECTOS E INDIRECTOS “Son muchos los medios que pueden emplearse respecto a los impuestos; pero todos ellos se reducen a dos. O se pide directamente al contribuyente una parte de su renta, o bien se le exige una suma sobre ciertos consumos que hace con su renta, sin inquirir su nombre ni mencionar su persona. Lo primero es la contribución directa, lo otro es llamado contribución indirecta. La Constitución Argentina admite estos dos métodos de exigir el pago de la contribución; pero se muestra inclinada al último, que, sin duda alguna es más conforme a sus principios, a los intereses que ella tiene en vista”

17) CONTROL DE CAMBIOS ... “Son derogatorias de la libertad de comercio las leyes restrictivas del movimiento de internación y extracción de las monedas, por ser la moneda una mercancía igual a las demás, y porque toda traba opuesta a su libre extracción es la frustración de un cambio, que debía operarse contra otro producto importado del extranjero. Tales leyes son doblemente condenables como iliberales y como absurdas; como contrarias a la Constitución y a la riqueza al mismo tiempo”

18) LA FUNCIÓN DE LA ADUANA “¿Qué es la aduana en el sentido de la Constitución Argentina?. Sus palabras textuales lo declaran: un derecho de importación y exportación; es decir, un impuesto, una contribución, cuyo producto concurre a la formación del Tesoro, destinado al sostenimiento de los gastos de la Nación. (Arts. 4 y 64). Fuera de ese rol y carácter, la aduana no tiene otro en las rentas argentinas. Luego ninguna ley de aduanas, orgánica de la Constitución en ese punto, puede hacer de la aduana un medio de protección, ni mucho menos de exclusión y prohibición, sin alterar y contravenir al tenor expreso de la Constitución”

Fuente: “Ideas sobre la Libertad”. Nros. 44 (Año XXVI. Octubre de 1984. Selección de escritos de Alberdi hecha por Raúl Oscar Abdala) y 45 (Año XXVII. Marzo de 1985) Publicación del Centro de Estudios sobre la Libertad

martes, 31 de julio de 2007

Nivelando hacia abajo

Fuente: Economía para todos / Roberto Cachanosky

En lugar de atraer inversiones, ayudar a crear nuevos puestos de trabajo y colaborar en el aumento de productividad de las empresas, el Gobierno prefirió hacer que todos los argentinos se volvieran más pobres.

“El cambio recién comienza”, reza el slogan del Gobierno para la candidatura de Cristina Kirchner. Y es verdad, recién comienza el largo proceso de nivelar toda la sociedad hacia abajo: el cambio tiende a que cada vez haya más pobres y un muy reducido sector de la sociedad con ingresos muy altos.

En estos cuatro años, el Gobierno siempre aplicó políticas que sistemáticamente desestimularon la inversión (la crisis energética es el ejemplo más evidente al respecto).

El camino deseable hubiese consistido en crear condiciones institucionales y políticas económicas que incentivaran la inversión para: a) aumentar la productividad de la economía y b) crear nuevos puestos de trabajo. A mayor inversión y más empresas, más demanda de trabajo. Esa mayor demanda de trabajo y el crecimiento de la productividad hubiesen producido un incremento de los salarios reales sin necesidad de decretos o extorsiones sindicales.

Por otro lado, en vez de considerar al mundo como un enemigo, el presidente Néstor Kirchner debería haberlo visto como una oportunidad para crecer. En lugar de pensar en pequeño para, mediante un modelo de sustitución de importaciones, producir solamente para 40 millones de consumidores –muchos de ellos pobres e indigentes–, se debería haber considerado que en el mundo hay miles de millones de consumidores potenciales. Producir para ese mercado requiere de inversiones y demanda de trabajo sustancialmente diferente a la de un mercado de sólo 40 millones.

Sin embargo, el Gobierno prefirió continuar con el modelo de Eduardo Duhalde, que consiste en hacer artificialmente barato el salario mediante una brutal devaluación y un creciente impuesto inflacionario. El mensaje fue: “No inviertan y contraten mano de obra con escaso stock de capital por trabajador. Para eso les doy salarios reales bajos. Entretengan a la gente tejiendo a mano en vez de instalar máquinas de última generación”. Es decir que la elección del Gobierno fue “africanizar” la economía argentina.

Ahora bien, si uno observa cómo vinieron evolucionando las medidas de la gestión kirchnerista, advierte que ésta cada vez se enreda más en redistribuciones compulsivas y arbitrarias que lo único que consiguen es nivelar hacia abajo los ingresos.

Primero, se les dio a las empresas un tipo de cambio alto y salarios y energía baratos. La estrategia consistió en cobrarles el impuesto inflacionario a los sectores de ingresos fijos para sostener alto el tipo de cambio y así poder transferirles ingresos a las empresas que sustituyen importaciones. Cuando este impuesto se tornó intolerable, se les empezó a quitar rentabilidad a las empresas aumentando por decreto los sueldos. Es decir que en un primer momento se achicaron los salarios y luego se les quitó rentabilidad a las empresas para transferírsela a los asalariados y tratar de compensar, en parte, la compulsiva transferencia de ingresos. En vez de estimular a las empresas para que invirtieran más, fueran más productivas y pagaran mejor a los trabajadores, con lo cual se nivelaba hacia arriba, se optó por hacer un juego de suma cero y bajar ahora la rentabilidad empresarial, aunque con caída en la eficiencia económica (leáse: menor riqueza producida).

Más tarde llegaron los controles de precios para volver a compensar los salarios reales bajos producto del impuesto inflacionario. Otra vez menos rentabilidad de las empresas a favor de los asalariados. De nuevo nivelando hacia abajo.

En algún momento se decidió frenar las exportaciones de trigo y compensar a los exportadores con un subsidio. Así, el Gobierno le cobra impuestos a la sociedad y se los transfieres a los productores (si es que se les transfiere algo) para que pueda venderse pan sin aumentos de precios.

También se le cobra impuestos a la sociedad para subsidiar trenes y colectivos, de manera tal que no aumenten el valor de estos servicios públicos. Lo que se esconde con este mecanismo es que lo que el consumidor no paga en la ventanilla del tren o en el colectivo lo paga en impuestos. Un transporte público deteriorado fue el resultado de semejante estrategia. Nuevamente, se niveló hacia abajo: que el transporte público se caiga a pedazos, pero que no aumente el boleto. Peor calidad de servicio para la gente significa nivelar hacia abajo.

El listado de “les saco a unos para darles a otros y a esos otros les vuelvo a sacar para darles a los primeros” es interminable. El Gobierno corre todo el tiempo atrás de los problemas por su incapacidad para anticiparlos y evitarlos. Más bien, podríamos decir que el Gobierno es una máquina de generar problemas a los que sólo atina a ponerles algún parche para tratar de disimularlos.

La crisis energética fue anunciada por los expertos con mucha anticipación. Claro, hubo especialistas que tuvieron la capacidad de ver más allá de sus propias narices y prever el largo plazo, la gente descreía y el Gobierno los denostaba como falsos pronosticadores. No obstante, la crisis llegó y el kirchnerismo, como en todos los otros casos, corre atrás de los problemas por mirar hacia el pasado y no pensar en el futuro.

¿Qué solución ideó el Gobierno para enfrentar la crisis que él mismo generó a partir de políticas públicas demagógicas e imprevisoras? Un complejo sistema de subsidios para que el gas vaya a las casas y la industria consuma combustibles líquidos. Así, el mayor costo para las empresas se financia con un subsidio a las compañías petroleras para que no cobren el precio de mercado de estos combustibles líquidos. Las petroleras no ganan nada con este esquema. Sólo son compensadas por el menor precio mediante los impuestos que paga la sociedad para que las fábricas puedan funcionar sin que les aumente el costo de la energía. O, dicho de otra manera, para poder tener la energía que hoy no tienen se simula tenerla al mismo precio que antes.

¿Quién paga este subsidio? Los contribuyentes. Así como el pasajero de colectivo paga una parte del boleto cuando sube y otra parte con los impuestos que le cobra el Estado, con el nuevo “plan integral energético” las empresas pagan la energía con las boletas de gas y luz y otra parte con impuestos. También el contribuyente paga parte de ese subsidio.

Hoy, los argentinos tienen que soportar una carga impositiva récord sin tener como contrapartida seguridad, salud, educación y demás bienes públicos. Buena parte de esos impuestos van a parar a estos subsidios que pretenden hacerle creer a la gente que tiene energía, comunicaciones y transportes baratos, siendo que en realidad el costo real se paga plenamente mediante una feroz carga tributaria y menor calidad de los mismos.

El Gobierno optó por nivelar hacia abajo. Les quita poder de compra a los ciudadanos, se deteriora la calidad de los servicios públicos, escasean el combustible y la energía y la calidad de los productos es cada vez peor. Todos estamos perdiendo calidad de vida porque no se piensa en crecer, sino en disimular errores y espantar inversiones quitándoles a unos y dándoles a otros.

Mientras la gente padece la crisis energética y el deterioro de los bienes y servicios, pagando cada vez más impuesto inflacionario, algunos secretarios de Estado se dan el lujo de contratar parientes y amigos con suculentos sueldos, comprar computadoras y contratar aviones privados, todo esto por el “noble” objetivo de mejorar el medio ambiente. Al mismo tiempo que las bolsas con dinero en los baños de los ministerios son un misterio del “cambio que recién comienza”. © www.economiaparatodos.com.ar

La importancia de un versito taquillero

¿¿¿Cuán difícil hubiera sido tener acceso a estas imágenes si el protagonista hubiera sido cualquiera de los opositores al Sr. Presidente??? ¿¿¿No les parece que estas imágenes deberían haber inundado las pantallas de TV???

La verdad es inentendible que tanto CQC como TVR y otros programas que se dedican a los archivos televisivos no hayan dado con estas imágenes.

Escuchen atentamente el discurso de el Gobernador Kirchner. ¿Les suena conocido?




Es impresionante como el discurso kirchnerístico no cambió ni un ápice. Nada.

Proceso de transformación y cambio entonces, proceso de transformación y cambio ahora. Cambiando a La Argentina entonces, cambiando a La Argentina ahora. Sólo que es un cambio distinto, ¿no?

Aunque nos lo quiera ocultar y engañar no nos olvidemos: Kirchner es Néstor, pero también es Carlos.

Records

Fuente: No me parece

Como todos los años distintos personajes concurren a controlar su posición el a guía Guinness de Records.

Entra Dumbo y al salir exclama feliz: “¡Grande; sigo siendo el elefante más orejudo del mundo!”


Al rato entra Pulgarcito y cuando sale dice “¡Gracias a Dios sigo siendo el ser humano más chiquito del mundo!“

Después hace lo mismo Popeye y en la salida grita “¡Que bueno, todavía soy el marinero más fuerte del mundo!”

Y así suscesivamente hasta que le llega el turno a Alí Babá y sus cuarenta ladrones, quienes cuando salen preguntan “¿Quién carajo es Nestor Kirchner?“




lunes, 30 de julio de 2007

El verdadero modelo del Presidente Kirchner

Exclusión y violencia: ¿fracaso o victoria?

Por Doble Doble V


Que estamos inmersos en un modelo populista no es nada nuevo. Que este modelo nos lleva de paseo por un círculo vicioso tampoco. La pregunta sería: "¿Podremos descarrilarnos de este círculo?" Es muy difícil ya que la estrategia de nuestro presidente, imitada por nuestro gobernador es que haya por lo menos un 50% de pobres. Alguien diría ¿qué clase de estrategia es esa?Mi respuesta es que es una estrategia brillante. Brillante porque se aseguran un 50% del padrón a su favor ya que este 50% tiene como única opción votar a los que generosamente les brindan la posibilidad de sobrevivir, ya sea con planes sociales o formando parte de la gran masa de empleados contratados del Estado, muchos de los cuales no tienen ni funciones definidas.

Entonces que los sueldos mínimos sean paupérrimos no es un error ni un fracaso del Presidente sino su mayor victoria. ¿Quién querría trabajar por $500 si los mismos $500 los puede obtener sin el menor esfuerzo? Triste y argentinísimo razonamiento.

Esto me convence totalmente de que mejorar la calidad de vida de los argentinos no figura en la agenda presidencial; tampoco lo hace mejorar la seguridad, ya que la ridícula dicotomía mano dura-derechos humanos entre otros temas menos taquilleros dividen las aguas de una oposición (léase clase media) debilitada.

Lo único que necesita el presidente para no caer es mantener las altísimas retenciones a las exportaciones, que es la manera de financiar esos planes de pobreza, el mantenimiento de ñoquis y empleados improductivos.

Por lo demás, sus discursos desde la Casa Rosada, su defensa de los DDHH y el resto de sus acciones son toda una cortina de humo para hacernos creer que nuestro voto le importa, que podemos hacer algo, que vivimos en democracia.

Encontrar una solución desde afuera parece muy difícil. Espero que alguien lo haga. Y pronto.

El hipnótico modelo populista

Por Marcos Aguinis


Ningún régimen populista ha logrado (o ha querido seriamente) acabar a fondo con la pobreza, estimular una educación abierta ni desmontar el fanatismo. Sus programas no apuntan a un desarrollo sostenido y firme. No le interesan los derechos individuales ni la majestad de las instituciones republicanas. Por el contrario, exageran el asistencialismo mendicante, imponen doctrinas tendenciosas y exaltan diversos tipos de animosidad para conseguir la adhesión de multitudes carenciadas, explotadas, resentidas o enturbiadas por la confusión. Armando Ribas atribuye al socialismo autoritario un método que también yo percibo en los regímenes fascistas o populistas: crear un enemigo externo, un enemigo interno y un enemigo... anterior. Además de poner siempre la culpa afuera, la inyectan contra lo que ocurrió antes para, de esa forma, depredar sin límites.


En la Argentina tenemos ejemplos de sobra. En la actualidad se acusa de todos los males a la década del 90, es decir, el enemigo anterior. En esa década la Alianza sólo gobernó 20 días. El resto de los 90 fue responsabilidad de los peronistas populistas "menemistas". Pero resulta que esos menemistas son los mismos que ahora están amontonados en el poder; que elogiaron, rodearon, apuntalaron y se arrodillaron ante Menem. Es una situación tan grotesca que no habría podido describir ni Ionesco en su teatro del absurdo. Las actuales autoridades pertenecían al mismo partido político, aplaudían todas las decisiones de Menem, lo ayudaron a ser reelegido y le rendían tributo en toda ocasión como impúdicos lacayos. Resulta que ahora se contonean, orondos de ser el modelo opuesto. ¡Vaya magia! ¡O vaya ilusionismo! ¡O vaya caradurez!

El sistema populista no se sustenta en ideas, por eso es pragmático y cambia según los vientos. En sus cúpulas argentinas caben el variable Perón, la feérica mitología de Evita, la criminalidad de López Rega, la portación de apellido de una Isabelita que da lástima, la ensalada facho-bolche de los montoneros, la ineficaz renovación de Cafiero y compañía, las privatizaciones monopólicas de Menem, el caudillismo de Duhalde, los imbatibles sindicatos y el pseudoprogresismo de Kirchner. Todo eso y quizás algunos nuevos productos llamados "superadores" seguirán manteniendo acorralado nuestro país en un mareante festival de mediocridad e irrelevancia (Dios y los argentinos no lo permitan).

El mexicano Enrique Krauze ha descripto con filoso escalpelo los rasgos sobresalientes del modelo populista, a los que añadiremos otros igualmente notables. Asegura Krauze que nunca falta el personalismo, porque el partido o el movimiento se construyen en torno de una figura providencial. Los casos de Getulio Vargas, Perón, Nasser, Chávez, Menem o Kirchner son botones de una innumerable muestra. El líder es un demagogo, porque se acomoda, miente, halaga y desacredita según convenga al crecimiento de su poder. Mencken definió al demagogo como "alguien que dice cosas falsas a gente que considera idiotas". Seduce con actitudes que embelesan, como besar niños, mezclarse con la multitud, abrazar pobres y desconocidos, prometer maravillas. Al mismo tiempo, es duro con aquellos a quienes esa masa manifiesta antipatía, al extremo de prender muchas hogueras de odio.

No hay régimen populista que tolere la absoluta libertad de prensa. Debemos reconocer que en la Argentina el populismo de Menem casi no molestó a la prensa, sino que tuvo la picardía de usar muchos chistes, caricaturas y condenas para revertirlas en su beneficio. Pero no fue el caso de Perón, que expropió un diario, amordazó a otros y privó de la radio a la oposición. En la actualidad, los pseudoprogres han censurado en diversas ocasiones y de diferentes modos a periodistas y medios. De Chávez ni hablar. Evo Morales sigue el mismo camino.

El presupuesto nacional siempre es manipulado con arbitrariedad. Los controles son silenciados o ninguneados. El modelo populista identifica fondos del Estado con fondos del gobierno o -peor aún- fondos de quien tiene el mango del poder. Los usa a discreción para someter opositores, cooptar voluntades y hacerse propaganda. Los venezolanos llaman "regaladera" a los millones de petrodólares que Chávez distribuye arbitrariamente para avanzar en su proyecto narcisista-leninista (Oppenheimer dixit) y convertirse en el monarca del continente. En la Argentina, siguiendo su ejemplo, se violó el artículo 29 de la Constitución para que el jefe de Gabinete haga con el presupuesto todo lo que su patrón quiera, sin control de ningún tipo. Sólo falta jibarizar la Auditoría para que no reste una sola atadura. El populista es un modelo que se ríe de las ingenuas y frágiles limitaciones de la transparencia republicana.

Tampoco faltan las alianzas con la "burguesía nacional" o los "empresarios patrióticos", es decir, aquellos que prefieren coimear funcionarios para obtener privilegios que producir en forma realmente competitiva. Varios empresarios venezolanos ya tienen instaladas sus familias en Miami, pero siguen haciendo pingües arreglos con la casta chavista-militar corrupta encaramada en el gobierno. Aquí, muchos funcionarios progres ahora son socios de grandes empresas o reciben interesantes peajes. Por algo el imaginario de la calle los llama "teléfono celular": hay que poner el 15 antes de seguir adelante. Y quienes logran juntar un dinerito lo mandan afuera, a países más seguros, por las dudas.

El modelo populista no se priva de atizar el odio, como dijimos antes. Perón contra la oligarquía y los contreras; Evo Morales contra los blancos; Chávez contra los ricos (que no los incluyen a él y sus leales); Kirchner contra los 90 (que tampoco los incluyen a él y sus leales). Pero debo corregirme: a menudo los enemigos de afuera, de adentro y de atrás son varios, con lo cual es más fácil provocar una cadena de iracundia catártica, antidemocrática y regresiva. Desde el atril de la Casa Rosada, por ejemplo, este modelo de "crecimiento" y felicidad populista, mal llamado progre, ha lanzado metralla gruesa contra empresarios, militares, sacerdotes, periodistas y opositores de hoy, ayer y antes de ayer. Como si fuera poco, "no pudo prohibir" que Chávez viniese a ladrar desde Buenos Aires contra Estados Unidos, Uruguay, Brasil, la OEA y todo lo que pretenda poner algún freno a sus arengas deslenguadas de papagayo matón.

También pertenece a este modelo su desdén hacia el orden legal. Igual que en las monarquías absolutistas -y como asimismo nos enseñaron los caudillos "dueños de vidas y haciendas"-, la ley es apenas un traje que se ajusta a gusto y medida. ¿No cambió Menem la Constitución para hacerse reelegir? ¿No convocó Chávez a una Constituyente apenas asumió? ¿No hizo lo mismo Evo Morales? ¿No los imita Correa en Ecuador? ¿No se han demorado, burlado y distorsionado disposiciones de la reforma constitucional de 1994 en la Argentina, con la manipulación del Consejo de la Magistratura, el otorgamiento de superpoderes al Ejecutivo y la lluvia de los decretos de necesidad y urgencia, cuando ni siquiera hay urgencia ni necesidad, sino el propósito de impedir que se ventilen algunas cosas?

Por supuesto que el modelo populista no se resigna a la alternancia, sino que quiere quedarse atornillado al trono. Reelección ilimitada o presidencia vitalicia, quizás incluso hereditaria, como en Siria. Algunos lo expresan sin sonrojo. Pero en la Argentina ni un adivino hubiese podido concebir que esa eternidad en el trono podría ejercerse mediante una secuencia conyugal que burle para siempre los principios de la democracia (recurso iniciado en Santiago del Estero y ahora a punto de convertirse en nacional).

A todas esas características no les falta el cultivo de la utopía. Es decir, la promesa de que se avanza hacia un futuro espléndido. Es un espejismo que se machaca con tenacidad, lo mismo que echarles la culpa a otros y al pasado para encubrir la ineficiencia de la gestión actual y tapar los síntomas del deterioro. La hipnosis de repetir que se han logrado resultados brillantes con este modelo populista, y que serán aún mejores, no deja de aturdir y convencer. Mientras, nos resignamos a la mediocridad de seguir navegando sin rumbo.

Lo cierto es que el culto de la personalidad -en torno de la cual se construye casi todo-, la ausencia de controles republicanos, la inestabilidad jurídica, la falta de visión estratégica, la creciente crispación del odio y el objetivo excluyente de mantenerse en el poder a toda costa sabotean el progreso real. Con semejante clima no se pueden esperar inversiones genuinas y caudalosas ni se puede esperar que los argentinos regresen los miles de millones de dólares enviados al exterior por desconfianza en la enclenque ley argentina. Ni siquiera se aclara por dónde andan los millones que el Presidente envió afuera cuando gobernaba Santa Cruz y que afirma, con un misterio propio de las novelas de suspenso, que ya volvieron, pero no sabe qué se hace con ellos.

El modelo socialista democrático (no populista) de Chile, Brasil y Uruguay -para sólo citar nuestros vecinos- está libre de todas las pústulas mencionadas a lo largo de esta columna. No practican la hipnosis del personalismo, no manipulan los medios de comunicación, no usan de forma arbitraria el presupuesto, no alientan el odio, no desprecian el orden legal, no agrietan la estabilidad jurídica, no temen la alternancia, no descalifican a la oposición, no espantan las inversiones caudalosas sino que las reciben con buenos contratos, se abren al comercio mundial, no distorsionan los índices para engañar a la ciudadanía y hasta cuidan el lenguaje. Por eso crecen más rápido, son previsibles y más confiables. Por eso nos van empujando hacia el extremo caudal del continente y del mundo, pese a las potencialidades que seguimos manteniendo inactivas por culpa de este modelo populista que hipnotiza, embrutece y esclerosa.